Consultar cualquier tipo de legislación suele convertirse en un dolor de cabeza para la mayoría de las personas trabajadoras. Entre el lenguaje jurídico –arcaico, enrevesado…- y que cambian las leyes cada dos por tres, es bastante habitual que el trabajador esté contratado de forma temporal cuando –por ley- le pertenece ya un contrato indefinido.

Por si este fuera vuestro caso, os dejamos una pequeña guía en la que pretendemos, de forma sencilla, desgranar algunos de los casos de irregularidad más habituales.

  • Si se incumple el art. 155 del Estatuto de los Trabajadores donde dice que si en un plazo de 30 meses de contrato se encadenan 24 meses con 2 o más contratos temporales.
  • Si tu contrato es por obra y se extiende más de 3 años, al 3º año y un día el contrato debería ser indefinido. A no ser que tu convenio diga que se puede extender hasta los 4 años.
  • Si tienes un contrato eventual y supera su límite legal de 12 meses en un plazo de año y medio.
  • Si el empresario está cometiendo un fraude de ley tipo:
    • No te ha dado de alta en la Seguridad Social o lo hace con retraso.
    • No ha formalizado el contrato por escrito ni lo ha inscrito en el Sepe.
    • La empresa no detalla ni justifica por qué el contrato es temporal.
    • Hacemos tareas diferentes de las que indica el contrato.

¡Revisa tu contrato!

Para una información más detallada puedes consultar la página del Ministerio de Trabajo  y/o acercarte a un sindicato.

Este programa cuenta con la participación de SOIB y la cofinanciación del Fondo Social Europeo y tiene por objetivo la inserción en el mercado de trabajo de personas en riesgo de exclusión social.