El Servicio de Orientación Laboral Integral de UGT (SOLI) ayuda en la inserción de 52 personas usuarias

Del total de personas atendidas en el servicio -187- un 74% completó el itinerario de inserción sociolaboral del proyecto

Durante el pasado 2020, 138 personas fueron dadas de alta en el itinerario del proyecto ‘Otras oportunidades: Procesos de Inserción para la Ocupación’ dirigido a orientar laboralmente a personas en riesgo de exclusión sociolaboral. Este programa, que se viene desarrollando desde hace varios años por parte del equipo de orientación laboral de UGT, se ha visto obligado a sumar las dificultades específicas devenidas en 2020 por la pandemia a las trabas ‘habituales’ que este colectivo afronta.

Orientación e inserción en tiempos de pandemia

La pandemia se ha cebado más intensamente con los más vulnerables, quienes han visto cómo conseguir un contrato de trabajo se convertía en una misión prácticamente imposible de lograr con el sector servicios bajo mínimos o cerrado.

Del total de personas usuarias de nuestro servicio, 31 han conseguido un contrato de trabajo de duración superior a un mes a media jornada; 12 personas más han firmado contratos inferiores a un mes y 9 se han insertado en el programa de SOIB ‘REACTIVA’ con un contrato protegido de 4 meses. En total, hemos ayudado a que 52 personas (casi un 40% de las personas dadas de alta) consigan una oportunidad laboral. A este respecto, la coordinadora del proyecto Maider Calvo ha comentado sentirse satisfecha con el trabajo desarrollado dadas las circunstancias, ya que el equipo ha conseguido cumplir las expectativas pre-pandemia de SOIB. ‘Como en todas partes, tuvimos que improvisar y adaptarnos a la situación para poder seguir prestando el mejor servicio a las personas usuarias. Por ejemplo, vimos la necesidad de poner en marcha un servicio de apoyo para la tramitación de ayudas públicas como el IMV o las ayudas al alquiler, ya que las instituciones públicas estaban desbordadas. Ha sido un año de trabajo muy intenso’.

Otra de las novedades que el servicio hubo de incluir hace referencia a la manera de comunicarse ya que el confinamiento cambió el canal más habitual de comunicación con las personas usuarias del servicio: el cara a cara. Desde entonces el uso del móvil y en especial la red de chats Whatsup ha ganado muchísimo peso y ha mejorado tanto la calidad como la cantidad de información que lxs usuarixs reciben, cada vez de manera más individualizada. A pesar de los meses de no atención presencial, las personas dadas de alta en el programa sumaron una media de 15 horas de atención personalizada.

La atención y la inserción según grupos de edad y género

En cuanto al objetivo de la paridad en la atención, los datos del servicio muestran que un 51’5% de las personas atendidas fueron hombres y un 48’5% mujeres, por lo que se trata de otro objetivo logrado.

Si hablamos de género, el 52% de quienes encontraron un empleo a través o gracias a nuestro servicio fueron hombres y el 48% mujeres.

En referencia a los grupos de edad, aquellas personas entre los 30 y los 45 años han logrado el mayor número de inserciones laborales, con un 64,5% del total mientras que el grupo de mayores de 45 años firmó el 35,5% de los contratos restantes.

Formación en tiempos de pandemia

Al fijarnos en las personas que han acreditado seguir un proceso formativo el 70’5% son mujeres frente al 29’5% de hombres, un dato que imita la tendencia general de mayor número de mujeres que en situaciones de desempleo optan por estudiar.

Empresas colaboradoras

En la actualidad, el SOLI cuenta con un total de 158 convenios firmados con empresas colaboradoras, que han optado por confiar en nuestro servicio para dar una oportunidad al colectivo de personas vulnerables.

Nuestro programa -SOLI-UGT- cuenta con la participación de SOIB y la cofinanciación del Fondo Social Europeo y tiene por objetivo la inserción en el mercado de trabajo de personas en riesgo de exclusión social.