Historias de la crisis: Firmar un contrato laboral en tiempos de pandemia

‘No me lo puedo creer’ -pensó Suria (49 años) cuando el pasado miércoles 25 de marzo descolgó el teléfono y escuchó cómo al otro lado le ofrecían un puesto de trabajo. Era el IMAS (Institut Mallorqui d’Affers Socials) quien llamaba para ofrecerle un empleo como monitora de inserción para personas sin hogar. Al día siguiente estaba manos a la obra.

La llamada llegó en un momento especialmente complicado para Suria, ya que llevaba varios meses desempleada y con un hijo a su cargo. Con varias entrevistas de trabajo frustradas pese a su buen curriculum, la usuaria llegó a nuestro servicio dispuesta a ser aconsejada en un momento en el que la economía empezaba a echar el freno y se oían algunas voces agoreras con respecto al futuro. Con estos antecedentes, Suria se encuentra ahora de lo más animada mientras, al respecto de la búsqueda de empleo, comenta:”No hay que dejar de perseverar y de mantener una actitud positiva. Además, por supuesto, hemos de tener fe.” Gracias a esta fe se apuntó en 2014 a una bolsa de empleo del IMAS porque ‘nunca sabes cuándo pueden llamarte’. Seis años después recibía la llamada del Institut.

Trabaja en el Hipódromo de Son Pardo, reconvertido en hogar para personas sin techo, en turnos de mañana, tarde o noche y concilia como todxs, es decir, como puede. Forma parte de un equipo de seis personas contratadas para mejorar la vida de cuarenta personas que antes estaban en la calle. ‘Sus perfiles -nos cuenta- son de lo más diverso. Algunxs se animan a contar la historia que hay detrás de su situación y agradecen nuestro trabajo. Otrxs son más herméticos’. Explica que con este trabajo está experimentando una sensación de intercambio, muy reconfortante. Todavía no sabe cuándo terminará su contrato. Todo depende de cómo se siga desarrollando la pandemia y en consecuencia, el Estado de Alarma.

Este programa cuenta con la participación de SOIB y la cofinanciación del Fondo Social Europeo y tiene por objetivo la inserción en el mercado de trabajo de personas en riesgo de exclusión social.