Inés Eterere, usuaria del servicio de Soli-UGT, cuenta en su currículum con el bachillerato que cursó en su Guinea natal, aún por homologar. Con esta premisa, el mayor peso de su experiencia laboral era como ayudante de cocina, pero quería reorientarse y ejercer como camarera de pisos, un trabajo con gran exigencia física. Pero como vienen denunciando en repetidas ocasiones lxs trabajadorxs de este sector, es la velocidad la que define a un buen profesional en esta ocupación, algo que se adquiere desde la experiencia. De esta manera, cuando Soli-UGT propuso a Eterere realizar unas prácticas de 100 horas en el New Art Hotel, la usuaria no se lo pensó. Antes de terminar el período establecido un hotel llamó a Inés para ofrecerle un trabajo como camarera de piso, gracias a la nueva experiencia adquirida.