Si bien la llegada de la época estival y la subida de las temperaturas suele ser símbolo de ocio y divertimento, el calor puede convertirse en un peligro en nuestro puesto de trabajo. Y si vivimos y trabajamos en Mallorca donde las olas de calor se encadenan a lo largo del verano, más nos vale tomar nota para evitar el estrés térmico. Este ‘estrés’ es el resultado de la carga de calor que las trabajadoras y trabajadores reciben y acumulan en su cuerpo, y que resulta de la interacción entre las condiciones ambientales del lugar donde trabajan, la actividad física que realizan y la ropa que llevan. Por tanto, si la empresa no proporciona una serie de medidas básicas para paliar el calor, a continuación os dejamos unas medidas preventivas que podéis seguir para tratar de evitar este ‘estrés térmico’.

  1. Mantente hidratado de forma continua. Más si trabajas en el exterior.
  2. Lee tu convenio. Si la temperatura excede un número de grados deberás dejar de trabajar. La ley te ampara.
  3. Si sufres una dolencia previa (cardiovascular, respiratoria, cutánea, diabetes…) el exceso de calor podría agravarlas.
  4. Si estás muy expuesto al sol hay una serie de enfermedades relacionadas con el calor cuyas causas y síntomas son claros.

Para más información lee con atención el manual de PRL debido al estrés térmico por calor que publican el Ministerio de Trabajo y el Govern de las Islas aquí:

https://bit.ly/2f60qUH

https://bit.ly/2xgiIdP

Este programa cuenta con la participación de SOIB y la cofinanciación del Fondo Social Europeo y tiene por objetivo la inserción en el mercado de trabajo de personas en riesgo de exclusión social.